Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel 
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

"La Palabra Es Dios y Mora en cada uno de los Renacidos por El Espíritu Santo de Jesús Cristo, todos los días hasta el FIN del mundo"

 

Estudio: 18                                        

La Palabra de Dios Permanece en Nosotros(1):     

 

   Nosotros, somos los Hijos del Dios Viviente(2) Predestinados(3) por Él desde antes de la Fundación del mundo para que durante Nuestra manifestación en carne, a través de los siglos, fuésemos Engendrados por Jesús Cristo en Su Esposa(4), la Iglesia Verdadera, la cual no fue Edificada(5) por hombres sino por el Espíritu Santo, en Virtud de la Promesa(6) que Dios le Hizo a Abrahán.

   Nosotros, por medio de la Fe(7) en Jesús Cristo, Perseveramos en Comunión(8) hasta que, en el Fin, seamos Rescatados Transformados(9) (los Hermanos que Durmieron y los que Estemos aún en este cuerpo carnal) cuando Él Regrese, y así Estaremos Siempre con Jesús Cristo en la Nueva Tierra(10) y los Nuevos Cielos, donde Mora la Justicia.

   Esta tierra, que Dios Concedió al Maligno(11), será enteramente Consumida por Fuego (como ocurrió con Sodoma y Gomorra); y Satanás, sus ángeles y todos sus seguidores que cuando fueron manifestados en carne obraron como “cabritos”, Sufrirán Pena de Perdición Eterna(12).

 

¿Por qué La Palabra Permanece en Nosotros?

   Porque la Palabra(13) Es Dios y Mora en cada uno de Nosotros por El Espíritu de Jesús Cristo(14), todos los días hasta el FIN del mundo (15).

 

¿La Palabra Prístina de Dios está en la Biblia?

   Varones Hermanos Nuestros, Inspirados(16) por El Espíritu Santo, fueron quienes Escribieron los Libros Sagrados. Ahora bien, ¿La Biblia está realmente Constituida por dichos Libros Sagrados en su máxima Pureza?.

   Cualquiera que consulte bibliografía de investigaciones sobre las Sagradas Escrituras Israelita – Cristiana, podrá luego comprender que los Libros Inspirados Originales “desaparecieron”, por diversas causas, desde hace muchos siglos; es por eso que han llegado hasta el presente traducciones que no son estrictamente fieles a las Escrituras Inspiradas Originales. Esto Nos lo Demuestra El Espíritu Santo, que Mora en Nosotros, cuando Escudriñamos(17) la Biblia; y ello debe ser así, ya que El Mismo Espíritu de Dios Nos Lleva a toda la Verdad(18), Permitiéndonos Distinguir lo Precioso de lo introducido por hombres Indoctos(19) e Inconstantes, para su propia Perdición y la de sus seguidores.

 

¿Actuamos Contra Dios cuando por El Espíritu Santo Detectamos Errores introducidos en la Biblia?

   Estamos plenamente Convencidos de que no Transgredimos Contra Dios cuando Corregimos algún Error introducido por el Maligno, a través de las traducciones Bíblicas, cuyo propósito es Enmascarar la Verdad. Nuestro Convencimiento al respecto se Fundamenta en que El Espíritu Santo Nos Hace Crecer cuando lo Hacemos.

   A partir de los Libros Sagrados Originales, se efectuaron traducciones a diferentes idiomas y modalidades dentro de cada idioma, en las que se cambiaron, adicionaron(20) u omitieron contenidos de los Textos Originales. El grado de Adulteración(21) de La Palabra Escrita es variable, según cada caso. Tal es así que los “Católicos Apostólicos Romanos” (C.A.R.), quienes constituyen la Secta o División más antigua y numerosa que se Separó(22), durante los primeros siglos de esta Era, de la Iglesia Genuina Fundada por El Espíritu Santo en Pentecostés, cuentan con una Biblia que en el AT incluye ocho Libros Apócrifos, que son: Tobías, Judit, 1° y 2° Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y Ester. Además, los C.A.R. han Tergiversado la Palabra en Pasajes Claves, sobre todo de Libros del NT, por aceptar la doctrina de la “TRINIDAD”, por su adoración a la “Virgen María”, etc. (Lea Estudio 12: “¿Qué cristianismo heredamos de nuestros padres?”).

   Los C.A.R. denominan “Protestantes” o “Reformistas” a los que, a su vez, se han Separado de ellos desde la Edad Media, eliminando de sus doctrinas al “Papa”, al sacerdocio como “castas”, la adoración a la “Virgen María”, a santos y “santos”; sin embargo, conservaron algunos Errores doctrinarios de los C.A.R., entre los que se destaca la “TRINIDAD” de Dios y el símbolo de “la Cruz”.

   Todas las variantes del “Protestantismo” y algunas corrientes doctrinarias derivadas más modernas (Ej. “Mormones”) utilizan una Biblia similar, con diversos Errores introducidos a los Libros Sagrados Originales, específicamente para sustentar su creencia “Trinitaria”. Además El Espíritu Santo Nos Convence de que el libro "Ester" no es Sagrado.

   En cuanto a los llamados “Testigos de Jehová” (T.J.) cuentan con una Biblia “particular”, debido a su intrincada estructura idiomática y a las Aberraciones de las Escrituras que contiene; por ej.: “espíritu santo” (con minúsculas); “un dios” (Juan 1:1) en referencia a Jesús Cristo; muchos versículos sin Contenido, etc.

En todo el mundo los T.J. visitan los hogares “llevando de dos en dos la Palabra de Jehová”, aunque Desconocen el Significado de Evangelio, Iglesia, Nuevo Nacimiento, etc.

   Las Biblias de cada idioma en sus versiones más populares “heredaron” los Errores doctrinarios de las traducciones de las cuales provienen.

 

¿Dónde Está la Palabra Prístina de Dios?

   El Espíritu Santo Mismo Da Testimonio a nuestros espíritus de que Somos Hijos de Dios(23); y El que Comenzó en Nosotros la Buena Obra la Perfeccionará hasta el Día de Jesús Cristo(24). El Espíritu de Jesús Cristo Nos Guía a Toda la Verdad; por lo tanto, cualquiera que sea la versión Bíblica que leamos en español, o en italiano, inglés, etc., El Espíritu Santo que Mora en Nosotros Nos Hace Distinguir, progresivamente, entre lo Genuino y lo Tergiversado(25).

   No ocurrirá así con todos aquellos “cristianos” que no Recibieron al Espíritu de Jesús Cristo, ya que fueron bautizados según Mateo 28:19, los cuales se “Espantan” cuando Comentamos que Detectamos y Corregimos Errores introducidos en la Biblia; y esto les sucede porque el Maligno impide que reciban Entendimiento, Amor y Poder(26), tal como Nos Otorga el Espíritu de Jesús Cristo a Sus Hijos.

   Todos aquellos que teman Corregir cuanto menos una tilde de las Biblias, aunque el Espíritu nos Pruebe acabadamente que algo está Mal, demuestran que no están en el Perfecto Amor(27) y como consecuencia de ello predican “otro evangelio” (Lea Estudio 10: “¿Estás Plenamente Convencido de que Predicas el Evangelio Genuino?”); y les Acontecerá como a las vírgenes que al momento del Regreso del Esposo no Contaban con aceite en sus lámparas, por lo cual no les fue Permitido Ingresar a las Bodas del Cordero(28). A su vez, Nosotros(1)(2)(3) que Velamos Esperando Su Amado Regreso(29), Somos semejantes a las Vírgenes que sí Contaban con aceite en sus lámparas; y así fueron Admitidas a las Bodas por el Esposo(30).

 

SUSTENTO BÍBLICO:

  (1): 1 Jn 2:14; 3:24; 4:16

  (2): Jn 6:57-58; Ro 8:14-16; 9:23-26

  (3): Ef 1:3-5; 1:11; Ro 8:29-30; 2 Ts 2:13-14; 1 P 1:2

  (4): Jn 1:12-13; 1 Jn 5:1-2; Ap 19:7-9; 21:2; 21:9-10; 22:17

  (5): Sal 127:1; Pr 9:1; Zac 6:12-13; 1 Co 12:13; Ef 4:4-6; 1 P 2:2-9; Jud 1:20-21

  (6): Gá 3:16; 3:29; 1 Jn 2:25; Ro 4:16-25

  (7): Gá 3:14; Ro 5:1-5; Gá 3:26-28

  (8): Sal 25:14; Hch 2:42; 1 Co 1:9-10; Fil 1:3-5; 1 Jn 1:3; 1:7; 2 Co 13:14; Mt 10:22; Ro 2:7; Col 4:2;

         Ap 2:10-11

  (9): 1 Ts 4:13-18; 1 Co 15:51-58

(10): Ef 1:19-21; 2 P 3:13-14; Ap 20:11; 21:1

(11): 1 Jn 5:19; Is 14:20; Ro 16:20

(12): 2 P 3:7; 3:10-12; Lc 17:28-30; 2 P 2:6; Mt 25:31-33; 25:41; Ap 20:7-15; 21:8; 2 Ts 1:6-10

(13): Jn 1:1; Ap 19:11-16; Ef 6:17

(14): Ro 8:9; Gá 4:6-7; 2 Co 3:17; 1 Co 6:19-20

(15): Mt 28:20; 18:20; Hch 18:9-10; Mt 24:14

(16): 2 Ti 3:16-17; 2 P 1:20-21; 1 P 1:10-12

(17): Pr 25:2; Jn 5:39; Hch 17:11

(18): Jn 16:13; 1 Co 2 :9-13; 2 Ti 3:14-15

(19): 2 P 3:15-18; Ef 4:14-15; Lc 11:52; 2 Ti 3:13

(20): Ap 22:18-19; Dt 4:2; 12:32; Pr 30:6

(21): 2 Co 2:17; Gá 1:7-9, 2 Co 4:2

(22): 1 Jn 2:19; Hch 20:29-30, 1 Co 11:19, 2 Co 11:13-15; 2 P 2:1-3; 1 Ti 1:5-7; 1 Ti 6:3-5

(23): Jn 1:12-13; Ro 8:14-16; 1 Jn 3:1

(24): Fil 1:6; 2:13; 1 Co 1:7-8

(25): Jn 16:13; 1 Jn 2:20-21; 2:27; 1 Co 2:6-16; Ro 10:8; 8:28

(26): 2 Ti 1:7; Ro 8:15; 1 Jn 5:20; 2 Co 4:3-4; Is 8:20, Jn 5:38

(27): 1 Jn 4:17-18; Ez 2:6-7

(28): Mt 25:1-12; Lc 6:46; Mt 7:21-23

(29): Mt 25:13; Lc 12:35-40; Cnt 5:2; Mt 24:42-47; 26:41; Mr 13:35-37; Ap 16:15; 3:3; 2 Ti 4:8; 1 Co 16:22

(30): Mt 25:10; Ap 19:7-9; Is 62:5; Jer 3:14; Jn 3:29; 2 Co 11:2; Ap 21:2; 21:9-10; Is 54:1-17; Jn 7:17

 

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo