Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel 
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

"Jesús Cristo Es El Nombre que Está Sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo Malo sino también en el Venidero Bendito y Eterno"

Estudio 15:              

Jesús Cristo, Cristo Jesús o Jesús El Cristo Es El Nombre Eterno del Dios Viviente:    

   Dios es Espíritu Santo (Juan 4:23-24; 2 Corintios 3:17; 1 Pedro 1:15-16; Levítico 11:44-45  y 19:2) y Él por Propia Voluntad CREÓ todas las cosas, las invisibles y las visibles (Génesis 1:1-31; 2:1-25; Isaías 45:12; 66:2; Hebreos 1:1-13; Colosenses 1:15-20; 2:8-10; Romanos 1:18-25; 2 Corintios 4:18) y aun al Impío para el Día Malo (Proverbios 16:4).

   Él Es Eterno y no Lo limita ni el tiempo ni el espacio (Job 10:4-5; Isaías 66:1; Mateo 5:34-35; 23:22; Hechos 7:48-50; Salmos 139:7-12). Vive por Sí Mismo, debido a lo cual Se Identifica como YO SOY EL QUE SOY o simplemente como YO SOY (Éxodo 3:13-14; Isaías 44:6; 45:5-6; Juan 8:24; 8:28-29; 8:58; Apocalipsis 1:8; 1:11; 1:17-18; 2:8; 22:12-13).  Él Es Quien Da Vida y Sustenta todas las cosas (1 Timoteo 6:13; Hebreos 1:1-3; Salmos 55:22) y no hay otro DIOS ni quien pueda Redimir sino Él (Isaías 41:13-14; 41:17; 42:8; 43:10-15; 43:25; 44:21-22; 45:14-17; 45:21-25; 46:9-10; 48:10-12; 48:17; 49:25-26; 52:5-7; 57:15; 1 Juan 5:19-20). Por lo cual, Él Es CREADOR, SUSTENTADOR y El ÚNICO REDENTOR ó SALVADOR (Salmos 3:7-8; 13:3-5; 44:4; 85:9; 116:12-13 y 149:4; Isaías 46:9-13), que Otorga VIDA ETERNA a todos los que Él Mismo Predestinó a ser Sus Hijos antes que el mundo fuese (Efesios 1:3-11; 2:8-10; Romanos 8:29-30).

   Para Cumplir Su Propósito El Eterno Espíritu Santo Diseñó un Plan de Salvación al que se Atuvo en todo, en el cual Estableció primeramente la Promesa de Salvación o Juramento a Abraham (Romanos 4:13-14; Isaías 51:2; Génesis 22:15-18; Hebreos 6:13-15; 1 Juan 2:25) que Comprende a todos los que somos de la misma Fe que Abraham; no sólo israelitas sino también gentiles (Gálatas 3:6-14; 3:24-29; 2:11-16; Romanos 4:15-25; 8:14-17; Efesios 3:16-19; Colosenses 1:26-28).

   En segundo término, y a causa de las Transgresiones Introdujo la Ley (Gálatas 3:17-23); siendo Condición Esencial en la misma el derramamiento de sangre para perdón de pecados (Hebreos 9:22). Este Primer Pacto era Figura de las Cosas Celestiales(Hebreos 9:23) y se basaba en el continuo sacrificio de animales, para derramar sangre por los pecados de Ignorancia del pueblo y por los del propio sumo sacerdote; pero estos sacrificios y ofrendas no pueden hacer Perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto (Hebreos 10:1-4); además, el pueblo no Permaneció en el Pacto y El Señor Se Desentendió de ellos (Hebreos 8:9) para Establecer un Nuevo Pacto (Jeremías 31:31-34; Hebreos 8:8-12) Dando por Viejo y Perimido al Primero (Hebreos 8:13). Este Nuevo Pacto está basado en el Ofrecimiento de un ÚNICO SACRIFICIO para siempre (Hebreos 10:10-18 y 9:24-28) con el fin de derramar la Sangre de Dios Mismo, es decir la Sangre de Aquel que había Prometido (El Testador); Quien Debía morir, porque con la muerte el Testamento se Confirma, pues no es Válido mientras El Testador Vive (Hebreos 9:16-17; 10:5-18; Oséas 6:6; Efesios 5:1-2; 1 Pedro 3:18-22; 1:8-25; 2:9; 2:21-24; Hechos 20:28; Hebreos 9:11-15; Apocalipsis 1:17-18). De manera que El Eterno YO SOY Tomó un cuerpo a Propósito (Isaías 7:14; 9:6-7; 53:1-12; Miqueas 5:2; Jeremías 33:15-17; 23:5-6; Zacarías 12:10; Juan 19:33-37; Hebreos 10:5-10; Lucas 2:10-12) Derramando así SU PROPIA SANGRE para CONCRETAR la Salvación Prometida y la Vida Eterna de los Predestinados (1 Juan 2:25); Constituyéndose en Mediador de un Pacto Nuevo y Perfecto ( 1 Timoteo 2:3-6; Hebreos 12:24; 9:15; 8:1-6; Gálatas 3:19-20).

   En Correspondencia con el Nuevo Pacto, después de que El Eterno Resucitó y Se Glorificó, Manifestó Su Misterio (1 Timoteo 3:16; Efesios 3:1-6) y Su Nuevo y Único Nombre (o Camino) para Acceder a Eterna Salvación (Lucas 24:45-51; Juan 14:4-7; 10:1-18) : JESÚS CRISTO; Nombre que ninguno Conoce sino aquel que Lo Recibe (Apocalipsis 2:17; Isaías 52:6) y es Bautizado en El Glorioso y Eterno Nombre del Dios Viviente, Obteniendo así El Perdón de pecados y El Don del Espíritu Santo de la Promesa (Joel 2:28-32; Lucas 24:49; Hechos 1:4-8; 2:1-35; Mateo 3:11; Marcos 1:4-8; Juan 1:32-33; Hechos 2:36-39).

   El Don Es El Mismo Dador: Jesús Cristo.

   Como se desprende del Análisis precedente, YO SOY Es El Espíritu Santo Salvador o Redentor (El Padre Eterno) que CONCRETÓ Su Promesa de Salvación Tomando un cuerpo (Mateo 1:20-23) para Derramar Su Propia Sangre y Expiar los pecados de Su Pueblo, Poniendo FIN al continuo sacrificio Establecido en la Ley, Abrogándola (Romanos 10:4). Por lo tanto, El Eterno YO SOY o CRISTO (1 Corintios 10:1-4; 1 Pedro 1:10-11) Habitó en un cuerpo humano; el cual fue el MEDIO para Salvar (Mateo 1:21; Colosenses 2:8-10; Juan 8:23-24; 8:28-36; 8:56-58; 18:4-9).

 

¿Por qué Debemos Llamarlo Jesús Cristo, Cristo Jesús o Jesús El Cristo?

   Si al Señor Lo Llamamos solamente Jesús ¿dónde Está Cristo (El Espíritu Santo)?; porque ciertamente existieron y existen muchos varones llamados Jesús en todo el mundo, aun Hijos del Señor (Colosenses 4:11), pero ¿alguno de ellos es El Eterno encarnado?. Si, por el contrario, Lo Denominamos sólo Cristo ¿Implica que El Espíritu Eterno ya CONCRETÓ la Salvación Prometida?, o sea: ¿Derramó la Sangre de la Expiación?, ¿Resucitó?, ¿Se Glorificó?, ¿Fundó Su Iglesia?, ¿Está próximo Su Regreso para Rescatarla? (Considere: Apocalipsis 1:8; 1:11; 1:17-18; 2:8; 22:12-13; 22:20-21).

   Pero Él ya Respondió a la mayoría de esos interrogantes; y ÚNICAMENTE por el Bautismo en agua, Invocando SU NOMBRE: JESÚS CRISTO, es posible Recibir Perdón de pecados y El DON DEL ESPÍRITU SANTO (Hechos 2:38); porque no hay otro Nombre para ser Salvos (Hechos 4:12) que El Nombre que Está sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo Malo sino también en el Venidero Bendito (Filipenses 2:5-11; Efesios 1:21; 3:14-15); porque JESÚS CRISTO Es El Mismo Ayer, y Hoy, y por Los Siglos (Hebreos 13:8). Amén.  

   

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo