Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

   Abrahán Entregó a Melquisedec los Diezmos por todos los Hijos de la Promesa, o sea por todos aquellos Predestinados por Dios a ser Adoptados Hijos Suyos por Su Santo Espíritu para que Accedamos, Perseverando, a la Vida Eterna.

   El Diezmo que Abrahán Entregó no es Equivalente al diezmo Prescrito en la Ley, ya Abrogada; y menos aún al “diezmo” que perciben actualmente los Falsos Obreros “cristianos”.

 

Estudio: 9                                                     

¿Qué es el Diezmo?

 

   El diezmo según la Ley, actualmente es concebido por la mayoría de las congregaciones autodenominadas cristianas como la décima parte de los ingresos que una persona aporta para usos sagrados y, en muchos casos, los estimulan a esforzarse para que realicen un aporte creciente, equiparando el Don de Dios a las cosas materiales que se pueden obtener trabajando más, condicionando al monto del aporte la “Bendición” que recibirán los fieles.

   Entonces, cabe preguntarnos ¿es esa la Voluntad del Señor Jesús Cristo?; ¿todas esas personas viven al mismo tiempo bajo la “Ley” y bajo la Gracia?; ¿no estaba el diezmo Prescrito en la Ley a Moisés y perfectamente acotados los Objetivos del mismo?.

   De lo anterior, se desprende que en esas congregaciones “cristianas” no Obedecen a la Voluntad de Dios, ya que sus líderes actúan conforme a sus propias concupiscencias y no según Cristo Jesús; o ¿acaso éstos son Levitas y por lo tanto deben ser Sostenidos por las demás Tribus para que ellos puedan “Servir” a Dios de continuo?

 

Jesús Cristo Abrogó la Ley

 

   Si tú eres nuestro Hermano Genuino, Sabrás que el FIN DE LA LEY es Cristo Jesús (Ro 10:4); debido a lo cual NO HAY, después de Constituida la Iglesia (Pentecostés), UN SOLO PASAJE EN LA BIBLIA QUE CONSIGNE EL APORTE DEL diezmo por parte de los Hermanos, cualquiera que sea la Congregación que consideremos. Más aún, el Señor Jesús Cristo nos Dice: “Gratis Lo Recibieron y Gratis Lo Deben Dar” (Mt 10:7-8), y “Todo aquel que está Sediento que Beba Gratuitamente del Agua de La Vida” (Ap 22:17). Por supuesto, que el propio Señor Explica que el “Obrero es Digno de su alimento” (Mt 10:9-10); nosotros podemos Constatar cómo Actuaron todos los Apóstoles del Señor, GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO, con respecto al Tema del DAR y del RECIBIR, si Escudriñamos las Escrituras desde Hechos en adelante. Pero este Tema, que se basa en las Ofrendas Voluntarias y en su Honesta Administración, amerita que se Realice un Estudio Específico; sin embargo, recordemos las Palabras del Apóstol Pablo a los Hermanos de Tesalónica: “Porque vosotros mismos Sabéis de qué manera Debéis IMITARNOS; pues nosotros no anduvimos Desordenadamente entre vosotros, NI COMIMOS DE BALDE EL PAN de nadie, sino que trabajamos con afán y fatiga día y noche, para no ser GRAVOSOS a ninguno de vosotros; no porque no tuviésemos Derecho…: si alguno NO QUIERE TRABAJAR, TAMPOCO COMA” (2 Ts 3:7-10).

 

Abrahán Entregó a Melquisedec los Diezmos por Todos los Hijos de la Promesa

 

   ¿El Diezmo que Abrahán Dio a Melquisedec es Equivalente al diezmo Prescrito en la Ley a Moisés?. Cuando Abrahán Dio el Diezmo de todo a Melquisedec (Gn 14:18-20; He 7:1-7), la Ley no existía ya que Dios se la Entregó a Moisés cuatrocientos treinta años después; además, la Ley NO ABROGÓ EL PACTO que Dios Ratificó para con Abrahán, de modo que la Promesa sigue siendo Válida porque tenemos Acceso a la Vida Eterna, nuestra Herencia sólo a través de la Promesa y no por la Ley (Gá 3:14-22).

   Al Camino de la Promesa pertenecen Abrahán y todos aquellos Predestinados por Dios a ser Adoptados Hijos Suyos por Su Santo Espíritu, El que nos Perfecciona hasta el Día de Jesús Cristo para que Accedamos a la Vida Eterna, lo cual es el Cumplimiento absoluto de la Promesa que Dios Hizo a Abrahán (Ro 8:9-17; Gá 4:4-7; Fil 1:6; He 12:22-24). Por lo tanto, la BENDICIÓN DE DIOS a Abrahán Alcanza a todos los que somos de la MISMA FE que Abrahán, aquellos que cuando Jesús Cristo nos Sale al Encuentro Le Entregamos todo nuestro ser: espíritu, alma y cuerpo, para ser Santificados y Guardados por Él Irreprensibles hasta Su Cercana Venida (1 Ts 5:22-24). Entonces, cuando Melquisedec Recibió el Diezmo de todo, de manos de Abrahán, Recibió a Su Hijo Abrahán y a todos nosotros, Hijos Suyos (Gá 3:23-29; 3:8-9) Predestinados para la Vida Eterna desde antes de la Fundación del mundo (Ef 1:3-23; 2:1-10), todos aquellos que siendo Justificados por la Fe en Jesús Cristo, es decir por el Cumplimiento de la Promesa, VIVIMOS Delante de Dios (Ro 8:1-2). Este es el Diezmo que Abrahán Consagró a Dios Mismo; y en Abrahán Pagó el diezmo también Leví, que aún no había nacido, los sacerdotes de cuya Tribu según la Ley Reciben los diezmos (He 7:5-10).

 

Si hacemos obras de la Ley estamos bajo Maldición

 

   El camino de la Ley nada tiene que ver con El de la Fe; porque el Justo por la Fe Vivirá (Hab 2:3-4; Ro 1:16-17; Gá 3:11; He 10:35-39); pero la Ley dice: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas Escritas en el Libro de la Ley, PARA HACERLAS” (Dt 27:26; Gá 3:10; 3:13).

   Ahora, ¿no está Ordenado por Dios en la Ley que todas las Tribus de Israel debían sostener a la de Leví, por surgir de ésta la casta sacerdotal y los levitas consagrados a Dios para Servirle exclusivamente?. De modo que se debía cumplir con este MANDAMIENTO DEL SEÑOR, si bien no siempre lo hicieron (Mal 3:6-9); aunque si se cumple con ese Mandamiento hay Obligación también de cumplir con Todos los demás, por lo cual si nos Justificamos por la Ley de la Gracia hemos Caído, INÚTILMENTE MURIÓ CRISTO JESÚS (Gá 2:15-21; 5:4). Pero, ¿qué hombre Podía, Puede o Podrá Cumplir toda la Ley?; porque si se Transgrede sólo en un aspecto, se es Reo de toda la Ley (Stg 2:10-11).

   Entonces, ¿no Tropiezan todos aquellos líderes que se dicen cristianos en la Piedra de Tropiezo y Roca de Caída (Ro 9:32-33), porque Ignoran voluntariamente (2 P 3:5) la Justicia de Dios y procuran, por Ganancia Deshonesta, establecer la propia? (Ro 10:3), ¿no han Leído las Escrituras?; ¿no se Percataron de que nada Perfeccionó la Ley (He 7:19; 10:1-4) y que la Ley y los Profetas fueron hasta Juan el Bautista (Lc 16:16) y que el FIN DE LA LEY ES CRISTO JESÚS (Ro 10:4)?. Por lo tanto, ninguno es Justificado por las obras de la Ley, sino por la Fe en Jesús Cristo (Gá 2:16); porque estando Presente LO PERFECTO, la Ley quedó Abrogada por su Debilidad e Ineficacia (He 7:18). Pero para ABROGARLA JESÚS CRISTO PAGÓ EL PRECIO EXTREMO, Puso Su VIDA HASTA LA MUERTE en el Madero, para Rescatarnos de la MALDICIÓN DE LA LEY Redimiéndonos con Su PRECIOSA SANGRE (1 P 1:18-20); porque Él, Siendo Dios y EL DADOR de la Ley, Es el ÚNICO QUE PUDO CUMPLIRLA. Además, esos Falsos Obreros como perciben principalmente dinero por los “diezmos” Incrementan su Transgresión (1 Ti 6:10), porque No se Rigen por lo Prescrito en la Ley. Amén

 

 

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo