Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

Estudio: 26           

La Segunda y Última Venida del Señor Jesús Cristo - (Segunda Parte):     

 

Continuación de:

¿Cómo se originó la Apostasía y cuándo comenzó a evidenciarse el Misterio de la Iniquidad?

 

   El Eterno, antes de Introducir por medio de Josué a Su pueblo natural – Israel – a la tierra Prometida, los Amonestó Advirtiéndoles que sólo a Él Debían Amar – Servir (33); y que no Lo Tentaran, como ya habían hecho (34), para que no Invalidaran el Pacto que el Viviente había Concertado con ellos (35) al servir a dioses ajenos (36): ídolos de oro, plata, madera, piedra, etc, hechos por el hombre terrenal, todas obras Muertas que NO SALVAN y como ellas, así también son Muertos aquellos que las hacen y/o adoran (37); entre estos idólatras, tienen el MAYOR pecado aquellos Falsos maestros – profetas que a través de esas cosas Abominables enseñan MENTIRA por ganancia Deshonesta, comercializando espíritus de hombres, a los que enseñan con su apariencia Piadosa, mientras que reciben gloria los unos de los otros y no Buscan la Gloria que Proviene del Dios Único – Jesús Cristo; así Cierran el Reino de los Cielos delante de los hombres, pues ni Entran ellos ni dejan Entrar a los que están Entrando, éstos hacen lo mismo que hacían los escribas y fariseos Hipócritas que con sus enseñanzas convertían a sus prosélitos en dos veces más hijos del Infierno que ellos mismos (38).

   A pesar de la Advertencia del Eterno, cuando el pueblo se estableció en la tierra Prometida se Prostituyó adorando y sirviendo a los ídolos de las naciones preexistentes, Desconsiderando así el Mandato del Eterno (39) y el Castigo-Muerte- por Desobedecerlo (40); aun ofrecieron en holocausto sus propios hijos a los ídolos (41), no sólo a Baal y Moloc sino también a las imágenes de oro-plata que hicieron para sí mismos (42). No conformes, agregaron a toda su Maldad la edificación de lugares altos y altares en la tierra que el Señor les había Dado (43); de lo cual fueron protagonistas principales los reyes, los de Israel más que los de Judá; de entre ellos se destacó especialmente Jeroboam, quien hizo fabricar dos becerros de oro – uno de ellos puso en Betel y el otro en Dan – pretendiendo a través de esas representaciones evitar que el pueblo del norte fuera a Jerusalén a ofrecer sacrificios en la Casa del Eterno, pues temía que el corazón del pueblo se volviese a Roboam, rey de Judá, y lo mataran a él (44). También se llenaron de costumbres orientales, agoreros, encantadores, sortílegos, mediums para consultar a los muertos, etc; todo lo cual Prohibía y Expresamente Penaba el Señor (45). De esa forma, muchas veces Menospreciaron el Juramento (46) e Invalidaron el Pacto (47).

   Satanás se valió de todas esas Abominables idolatrías – y se valdrá de ellas hasta el FIN – enseñadas por sus siervos los Falsos profetas a los Falsos sacerdotes, quienes gobernaban por medio de la Mentira para que el pueblo, que así lo quiso (48), se Apartara del Dios Viviente en pos de ídolos y Pereciera (49).

   El Señor Identificaba a los Falsos profetas porque sus palabras no tenían Cumplimiento, sino que hablaban con presunción en el Nombre del Eterno como también en nombre de dioses ajenos, por lo cual no se les debía Temer porque el Dios Viviente no les Había Hablado (50); al contrario, Debían ser muertos porque aconsejaban Rebelión Contra el Eterno (51).

   A causa de la idolatría, Israel llegó a ser Peor que Sodoma y Gomorra ante los Ojos del Altísimo (52); porque no sólo lo Abandonaron a Él, Fuente de Agua Viva, sino que además “cavaron para sí mismos cisternas rotas que no retenían agua” (53). Su Hipocresía creció a tal punto, que en el propio Templo del Eterno colocaron la imagen de Asera junto a la puerta del altar y pintaron todos sus ídolos en las paredes de ciertas dependencias, a los cuales los ancianos (dignatarios) adoraban en oculto, incensándolos; asimismo otros allegados, postrados, adoraban al sol; mientras que algunas mujeres endechaban a Tamuz (54).

 

Referencias Bíblicas:

33- Dt 6:4-5; 6:13

34- Dt 6:16; Ex 17:1-7; 1 Co 10:1-10

35- Dt 29:10-21; 31:15-21; 30:17-18

36- Dt 6:14-15; 5:7-9; 4:15-29; Am 5:25-27; Dt 32:1-43; Hch 7:38-43

37- Sal 115:3-8; 135:15-18; Ap 9:20; Dn 5:1-4; Is 44:9-20; 2:6-9; Sal 96:4-5; Os 4:17-19

38- Ap 18:11-13; 2 P 2:1-3; 2:12-19; 2 Ti 3:1-5; Jn 5:41-47; 12:37-45; 2 Co 4:3-4; Mt 23:13-33; Mr 12:38-40;

       Lc 11:37-52

39- Jer 32:20-23; 31:32; Os 9:9-17; 10:1-2

40- Ex 34:12-17; Dt 17:2-7; 16:20-22; 20:16-18; 27:14-15; 28:36

41- Jer 19:4-5; 32:30-35; Ez 16:36; Lv 18:29-30; 20:1-5; Dt 12:31; 2 R 17:17

42- Ez 16:17-21; 23:37-39; Jer 7:29-34; 1 R 11:1-11; Lv 18:21; 2 R 23:10

43- Is 2:7-9; Ez 16:23-25; 2 R 17:1-23

44- 1 R 12:26-33; 2 Cr 11:14-15; 2 R 17:16

45- Is 2:6; 8:19-20; Dt 18:9-14; Lv 19:31; 19:26; Ex 22:18; 2 R 21:1-13; Is 44:24-25; Jer 27:9-10; Mi 5:12-13;

       Ez 13:17-23; Lv 20:6; 20:27; 1 S 28:3-18; 1 Cr 10:13-14

46- Ex 24:7; Dt 26:16-19; 29:9-29; 27:15

47- Jos 24:19-27; Dt 31:15-29; Ez 16:59; Jer 31:32

48- Jer 5:30-31; 6:10; 6:19; 9:1-9; Is 30:9-14; 59:1-19

49- Is 9:13-16; 28:7-13; 29:9-16; Jer 2:5-8; 2:28-30; 4:8-14; 6:10-21; 6:28; 13.10-14; Ez 14:1-11

50- Dt 18:20-22; Jer 14:13-18

51- Dt 13:1-18; 1 R 18:17-40; 22:5-38; Jer 5:11-14; 18:18-20; 23:9-40; 27:14-18; 28:1-17; 29:30-32; 37:18-19;

       Lm 2:9; 2:14; 4:13; Ez 13:1-16; 22:23-31; Os 4:4-12; 9:7-9

52- Is 1:1-20; Dt 29:17-26; 32:31-32; Is 3:8-9; Jer 23:13-14; Lm 4:5-6; Ez 16:42-63; Am 4:10-11

53- Jer 2:11-13

54- 2 R 22:1-20; 23:1-25; Ez 8:1-18 

 

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo