Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

Estudio: 28           

La Segunda y Última Venida del Señor Jesús Cristo - (Cuarta parte):     

 

   ¿Cómo se originó la Apostasía y cuándo comenzó a evidenciarse el Misterio de la Iniquidad?

   Continuación de: La Gran Apostasía o el empeño de Satanás en Pervertir el Evangelio Eterno a través de los Falsos Cristos (79)

 

   El Misterio de la Iniquidad ya está en acción, Sentenció El Señor a través del Apóstol Pablo (80) hace unos 2000 años, al principio de la Predicación del Evangelio Eterno de Salvación cuando – como expresamos en la tercera parte – comenzó el Apartamiento progresivo de los obreros del Inicuo, los ministros de Satanás Disfrazados como Ministros de Justicia (81) quienes enseñan “otro evangelio”, para Apartar a los Creyentes de su Sincera Fidelidad a Jesús Cristo (82), de su Fe en el Único Nombre en que es Posible ser Salvos – Jesús Cristo o Cristo Jesús o Jesús El Cristo; o sea Procuran Apartarlos del Nombre Eterno del Dios Viviente (83), Quien se Manifestó en carne (84) para Derramar Su Preciosa e Irremplazable Sangre (85) que Expía los pecados, Resucitó (86), se Glorificó o Regresó al Cielo de donde Había Venido (87) tal como lo Testimonian Sus Hijos, nuestros Hermanos los Apóstoles, que lo Vieron Ascender como El Señor les Había Dicho (88), para luego en Pentecostés (89) Enviarles La Promesa del Padre – Jesús Cristo o El Espíritu Santo Vivificante (90), de Verdad (91), de Adopción (92), de Fe (93), de Poder y Amor (94), de Justicia, Paz, Gozo (95) y Libertad (96).

   Los obreros Fraudulentos (97) que ABANDONARON LA RELIGIÓN PURA Y SIN MÁCULA (98) porque jamás Pertenecieron al Pueblo Santo (99) sino que habían Ingresado – e ingresan – Encubiertamente para Espiar Nuestra Libertad en Jesús Cristo, procurando TORCER El Evangelio Genuino a fin de Reducir nuevamente a ESCLAVITUD de Corrupción – MUERTE ETERNA- a los Creyentes (100), originaron las “religiones cristianas”, las cuales son sectas o divisiones basadas en HEREJÍAS DESTRUCTORAS, doctrinas de hombres instruidos por Satanás, ANTICRISTOS (101) que prometen “Libertad” mientras que ellos mismos son Esclavos de CORRUPCIÓN (102), cuyos líderes se Disfrazan como Ministros de Justicia, todos ellos Corruptos de Entendimiento y Réprobos para la Fe (103) porque tienen Cauterizadas sus conciencias (104); estos “Perros Mudos y Comilones”, que aman el dormir (105) son guías CIEGOS de miles de millones de CIEGOS y Sabemos que si un CIEGO guía a otro CIEGO, ambos caerán en el HOYO (106). Para éstos están Reservadas las Tinieblas más densas Eternamente, lo cual se Cumplirá cuando, en breve, acabe EL PODER de la Dispersión del PUEBLO SANTO (107).

   Entre todas esas sectas o divisiones, la autodenominada “Iglesia Católica -universal- Apostólica Romana”, la más antigua y numerosa, fue iniciada por aquellos Apóstatas que NO PERMANECIERON en La Verdad sino que progresivamente “reemplazaron El Evangelio Genuino (108) por LA MENTIRA, de modo que todos aquellos que NO QUISIERON RECIBIR AL AMOR DE LA VERDADJESÚS CRISTO – para ser Salvos fuesen Engañados y Condenados Eternamente (109). Los que fueron apartándose del catolicismo originaron todas las demás divisiones, todo lo cual se Trató oportunamente (110).

   Los jerarcas del catolicismo a través de los siglos fueron PERVIRTIENDO El Evangelio Eterno de Salvación, porque toda su “DOCTRINA” está basada en MANDAMIENTOS DE HOMBRES; por lo cual se “sientan en La Cátedra de Jesús Cristo” tal como los escribas y fariseos HIPÓCRITAS se “sentaban en la Cátedra de Moisés” (111). Esto no es otra cosa que la CONCRECIÓN del Misterio de La INIQUIDAD, que culminará con la ABOMINACIÓN DESOLADORA EN EL LUGAR SANTO (112); o sea la Manifestación al mundo entero del VARÓN DE PECADO, del hijo de Perdición (113), haciéndose pasar por el Dios Viviente, El Eterno Jesús Cristo.

 

Referencias Bíblicas:

 

79- Mt 24:4-5; 24:11-12; 24:23-25; Mr 13:5-6; 13:21-23; Lc 21:8; 1 Jn 4:1-3

 

80- 2 Ts 2:7; 2:1-6; Ap 20:1-3; 20:7-8; Escudriñe en Nuestro Sitio: “Reinado Milenial de Jesús Cristo: ¿Su duración es realmente de mil años?

 

81- 2 Co 11:13-15

 

82- 2 Co 11:1-9; 2:17; Gá 1:6-12

 

83- Hch 4:12; Ef 1:21; Fil 2:5-11; Jn 3:18; He 13:8. Escudriñe en Nuestro Sitio: “Jesús Cristo, Cristo Jesús o Jesús el Cristo es el Nombre Eterno del Dios Viviente

 

84- Escudriñe en Nuestro Sitio: “Jesús Cristo es Dios Manifestado como Hombre

 

85- Mt 26:27-28; Mr 14:24; Lc 22:20; 1 Co 11:25; Ef 1:7; 2:13; Col 1:14; 1:20; He 9:11-26; 10:4; 10:19-20; 12:24; 13:11-12; 13:20; 1 P 1:1-2; 1:18-21; Hch 20:28; Ro 3:24-25; 5:8-9; 1 Jn 1:7; Ap 1:5; 5:9; 7:14; 12:11; 19:13

 

86- Mt 16:21; 17:9; 17:22-23; 20:17-19; 26:31-32; Mr 8:29-31; 9:9-10; 9:31-32; 10:32-34; 14:27-28; Lc 9:20-22; 18:31-33; 24:1-53; Mt 27:62-66; 28:1-15; Mr 16:1-14; Jn 20:1-31; 21:1-14; Os 6:1-3; Hch 2:22-32; 4:8-10; 10:36-43; 13:26-39; 17:1-4; Ro 4:16-25; 6:1-11; 7:4-6; 8:31-34; 14:7-9; Ap 1:17-18

 

87- 1 Ti 3:16; Jn 3:13; Ef 4:7-10; Job 34:12-13; Pr 30:4; Jn 17:5

 

88- Jn 6:62; Lc 24:51; Hch 1:1-11

 

89- Hch 2:1-42; Jn 14:15-18; 14:22-29; 16:25-28

 

90- Ef 2:4-6; Ap 20:5-6; 4:4; Jn 6:63; 6:68; 5:25-26; Ro 8:1-13; 1:1-5; 1 Co 15:42-58

 

91- Jn 14:6-7; 14:16-17; 15:26-27; 16:7-16

 

92- Jn 1:12-13; Gá 4:4-7; Ro 8:14-17

 

93- He 11:1-6; Ef 2:8-10; Ro 10:4-21; 4:1-25; Hch 3:14-16

 

94- Hch 1:7-11; Fil 3:20-21; 4:11-13; Col 1:21-29; 2 Ti 1:7-8; 1 Co 2:1-5; Ro 1:1-6; 5:1-9; 8:32-39; 1 Co 13:1-13; 14:1; 16:14; 2 Co 13:11-13; Gá 5:5-6; 5:13-14; 5:22

 

95- Escudriñe en Nuestro Sitio: “La Verdadera y Eterna Justicia” y “La Verdadera y Eterna Paz”. Ro 14:15-19; 15:13; Gá 5:22-23

 

96- Lc 1:39-55; 1:67-79; 2:25-32; 2:36-38; 4:14-21; 2 Co 3:17; Jn 8:31-36; Ro 6:17-18; 8:20-21; Stg 1:22-25; Gá 5:13-14; 1 P 2:15-16

 

97- 2 Co 11:13-15; Ap 2:2; Sal 10:4-7; 101:7-8; 120:2-3; 36:1-4; 38:12; 55:9-11; Ap 3:9; Sal 4:1-3; 5:4-6; 12:1-8; 40:4; 52:1-9; 58:1-11; 59:5-13; 62:1-4; 63:11; 119:29-30; 119:104; 119:126-128; 119:163; 144:7-8; 144:11; Pr 6:16-19; 14:5; 14:25; 19:5; 19:19; 20:17; 1 Ti 4:1-3; 2 Ts 2:9-12

 

98- Pr 2:10-19; Jer 3:19-20; 2:8; Zac 11:15-17; Escudriñe en Nuestro Sitio: “La Religión Pura y Sin Mácula

 

99- Is 65:2-5; 65:11-15; Ro 8:5-9; 1 Jn 2:3-6; 2:9-11; 2:15-29; 3:1-24; 4:1-8; 4:20-21; 2 Jn 1:7-11; 3 Jn 1:9-11; Jud 1:1-5; 1:11-13; 1:19

 

100- Gá 2:1-9

 

101- 2 P 2:1-3; Gá 5:19-21; Mt 24:4-11; 24:23-28; Mr 13:5-6; 13:21-23; Lc 21:8

 

102- Gá 5:1; 5:13; 1 P 2:15-16; 2 P 2:17-22

 

103- 2 Co 11:13-15; Tit 1:13-16; 2 Ti 3:1-9

 

104- 1 Ti 4:1-3

 

105- Is 56:10-12

 

106- Mt 15:12-14; 23:16-28; Lc 6:39; Jn 9:39-41

 

107- Jud 1:12-13; Mt 22:11-13; 25:26-30; Dn 12:6-7; 1 P 1:1-2

 

108- Escudriñe en Nuestro Sitio: “¿Está Plenamente Convencido de que Predicas El Evangelio Genuino?”; 1 P 2:1-8

 

109- 2 Ts 2:7-12; Ap 21:23-27; 22:14-15; 21:7-8

 

110- Escudriñe en Nuestro Sitio: “¿Qué cristianismo heredamos de nuestros padres?” y “La Palabra de Dios Permanece en Nosotros

 

111- Mt 15:1-3; 15:4-9; Mr 7:6-9; Mt 23:2

 

112- 2 Ts 2:7-9; Mt 24:15; Mr 13:14; Lc 16:15

 

113- 2 Ts 2:3-4

 

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo