Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo

Contenidos
Jesús Cristo REGRESA
 
Estudios Bíblicos
 
Carta abierta de YAHWEH ELOHIM a todo el pueblo de Israel
 
Puntos Bíblicos
 
 
 

A su servicio

Quienes somos
 
Direcciones y Teléfonos
 
Contáctenos
 

Español      English

    Italiano      Português

Français      Deutsch

 
 

Estudio: 30           

La Segunda y Última Venida del Señor Jesús Cristo - (Sexta parte):     

 

Continuación de: ¿Cuáles son las Mentiras Principales de la doctrina católica?

 

III- El “continuo sacrificio” de la misa:

   Es una analogía IMPROCEDENTE de lo Prescrito por la Ley Dada a Moisés, según la cual se Debían sacrificar continuamente animales para derramar la sangre a causa del pecado (135). Pero en las misas no sacrifican animales sino que invocan el Sacrificio de Jesús Cristo INDIGNAMENTE, sin Discernir el Cuerpo del Señor, por lo cual JUICIO comen y beben para sí mismos (136). Además, los practicantes de ese culto lo hacen continuamente porque SIEMPRE TIENEN CONCIENCIA DE PECADO, ya que si se PERCIBIERAN PERDONADOS de todos sus pecados ¿qué necesidad tendrían de recordar el derramamiento de la SANGRE de Jesús Cristo continuamente?; porque LIMPIOS UNA VEZ ya no les sería necesario practicar ese culto, ya que donde HAY REMISIÓN NO HAY MÁS OFRENDA POR EL PECADO (137), tal como nos Lo Atestigua El Espíritu Santo – Jesús Cristo (138). De modo que con esa práctica el catolicismo TIENDE A EQUIPARAR la SANGRE del Único Dios Viviente, Manifestado en carne como SALVADOR, a la sangre de los animales sacrificados según la Ley, la cual sangre NO PUEDE QUITAR LOS PECADOS (139); por lo cual, tienen APARIENCIA DE PIEDAD, pero con sus hechos NIEGAN LA EFICACIA DE ELLA (140). Entonces, según el discurso doctrinario “están” en el NUEVO PACTO; no obstante, con dicha práctica demuestran que a ellos el TIEMPO DE REFORMAR LAS COSAS todavía no les llegó, o sea que el CAMINO al LUGAR SANTÍSIMO aún NO SE LES HA MANIFESTADO (141), ya que mantienen vigente el “primer tabernáculo” – terrenal y material (templo hecho de manos) con sacerdotes Débiles y pecadores; lo cual se AGRAVA porque para contar con la “Víctima Propiciatoria” hacen cada año que El Señor Jesús Cristo les “Nazca” en una fecha errónea y pagana (“Navidad”), luego “Lo Sacrifican” (“viernes santo”) y finalmente “Lo Resucitan” (“Pascua de Resurrección”); en un ciclo “aparentemente” sin FIN.

   Aquel primer Tabernáculo según la Ley era FIGURA (142) del VERDADERO TABERNÁCULO – Espiritual, Celestial, Perfecto – Acorde al NUEVO PACTO aún HOY VIGENTE, porque Jesús Cristo Está PRESENTE Y ES SUMO SACERDOTE DE LOS BIENES VENIDEROS (143). QUIEN si Estuviese sobre la tierra ni sacerdote Sería, porque ya hay quienes ofrecen sacrificios continuamente; pero Él, por el Derramamiento de Su Preciosa e Irremplazable SANGRE Entró UNA SOLA VEZ PARA SIEMPRE al LUGAR SANTÍSIMO – al Cielo Mismo (144) y OBTUVO ETERNA REDENCIÓN, porque por el SACRIFICIO DE SÍ MISMO, UNA SOLA VEZ PARA SIEMPRE, HIZO Perfectos Eternamente a los Santificados en Su Nombre (145).

 

IV- El “Sumo Sacerdote o Papa”

   La Ley Dada a Moisés Contemplaba la figura del sumo sacerdote y Aarón fue el primero de ellos (146) debido a que por la muerte no podían continuar. La Ley Constituía, SIN JURAMENTO, a Débiles varones como sumos sacerdotes (147); sin embargo, ellos sí tenían la Autoridad de interceder ante El Eterno, ofreciendo continuamente sacrificios y ofrendas por sus propios pecados y por los pecados de Ignorancia del Pueblo (148). Nadie tomaba para sí esa Honra, sino el que era Llamado por Dios, como lo fue Aarón (149). Pero ese primer Pacto fue Cumplido por el Único que Podía Hacerlo (150), El Mismo que lo había Establecido, o sea El Dador de la Ley o Testador (151), El Eterno Manifestado en carne – Jesús Cristo (152) y de ese modo lo ABROGÓ (153) por su Debilidad e Ineficacia, ya que NADA PERFECCIONÓ LA LEY (154) porque el Cumplimiento de la Ley – La PERFECCIÓN Es El AMOR (155), Único Basamento del NUEVO PACTO ETERNO (156); del Cual Jesús Cristo Es El SUMO SACERDOTE CELESTIAL, Constituido por la PALABRA del JURAMENTO: “Juró El Señor, y NO SE ARREPENTIRÁ: Tú Eres SACERDOTE PARA SIEMPRE; según el Orden de Melquisedec (157). Por lo cual, Su Sacerdocio es Inmutable, VIVIENDO SIEMPRE para Interceder por los Predestinados a Salvación (158). Jesús Cristo NO TIENE NECESIDAD cada día – porque NO TIENE pecado – como aquellos sumos sacerdotes constituidos según la Ley (así también el llamado “Papa”) de Ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados y luego por los del pueblo (159); porque Jesús Cristo LO HIZO UNA VEZ PARA SIEMPRE, OFRECIÉNDOSE A SÍ MISMO (160). Él Es el Sumo Sacerdote que nos Conviene: SANTO, INOCENTE, SIN MANCHA, APARTADO de los pecadores y MÁS SUBLIME que los Cielos (161). Jesús Cristo Es El ÚNICO MEDIADOR (162) para Reconciliar al hombre con Dios, porque SÓLO SU SANGRE BORRA LOS PECADOS (163) y Su Espíritu Santo REGENERA los espíritus de los hombres Predestinados para que Alcancen una Vida Indestructible, Inmarcesible, Gloriosa, Eterna (164); lo cual SOLAMENTE se PUEDE LOGRAR  por el BAUTISMO en Su Nombre – Jesús Cristo – El Único que Otorga PERDÓN DE PECADOS Y AL ESPÍRITU SANTO de la Promesa (165), para PODER PERSEVERAR hasta el FIN (166).

 

Discernimiento por El Espíritu Santo – Jesús Cristo

 

  • La Ley o Primer Pacto, PROCEDIÓ DEL ETERNO a Moisés y SIN JURAMENTO Constituía a Débiles varones como sumos sacerdotes, los que llegaron a ser muchos porque estaban limitados por la muerte. Todos ellos tenían Necesidad de ofrecer un continuo sacrificio por los propios pecados y por los del pueblo.

  • El Juramento, posterior a la Ley, TAMBIÉN PROCEDIÓ del Dios Eterno y Constituyó a Jesús Cristo – El Dios Eterno Manifestado como ser humano – SUMO SACERDOTE PARA SIEMPRE SEGÚN EL ORDEN DE MELQUISEDEC. Jesús Cristo por EL SACRIFICIO DE SÍ MISMO, UNA VEZ PARA SIEMPRE, con Su propia SANGRE EXPIATORIA HIZO PERFECTOS A LOS SANTIFICADOS EN SU NOMBRE.

Él Ingresó al Lugar Santísimo – AL CIELO MISMO – y VIVE SIEMPRE para Mediar o Interceder por  los Predestinados – Sus Hijos-as – a SALVACIÓN, a la que sólo se Accede por el BAUTISMO EN SU NOMBRE – JESÚS CRISTO. El Proceso de SALVACIÓN FINALIZARÁ PRONTO, cuando haya Ingresado a la Santa Ciudad el último Hijo del Altísimo y entonces la MUERTE será SORBIDA DEFINITIVAMENTE en Victoria.

  • El Señor Jesús Cristo Es SUMO SACERDOTE de los BIENES VENIDEROS, Su Trono es el Cielo, y en la tierra Su Espíritu Habita SÓLO en Aquellos que hemos sido Predestinados por Él a ser ADOPTADOS como Sus Hijos e Hijas (167). Entonces, ¿por qué razón hoy encontramos sobre la tierra a un varón, que ni siquiera es israelita, denominado por hombres “Sumo Sacerdote” o “Sumo Pontífice” ofreciendo el “continuo sacrificio”?

  • La LEY a Moisés fue CUMPLIDA por el Propio DADOR o TESTADOR – Jesús Cristo – y, como Consecuencia, fue ABROGADA por Él. De modo que es IMPOSIBLE que a través de la Ley fuera Constituido “SUMO SACERDOTE”; mientras que tampoco lo Constituyó “Sumo Sacerdote” la Palabra del Juramento. Entonces se HACE EVIDENTE que el Llamado “Papa” – como toda la doctrina católica – NO PROCEDEN DEL DIOS VERDADERO; es más, ellos ABANDONARON EL PACTO SANTO, PERFECTO Y ETERNO, “Saliendo” de la Religión Pura y sin Mácula porque NO ERAN DE NOSOTROS (168), para que al igual que los israelitas Réprobos en cuanto a la FE, TROPEZARAN en LA PALABRA; a lo cual fueron Destinados a causa de su DESOBEDIENCIA; porque DESECHARON LA PRINCIPAL PIEDRA DEL ÁNGULOJESÚS CRISTO (169), o sea al ÚNICO EVANGELIO (170), para introducir encubiertamente HEREJÍAS DESTRUCTORAS (171). Sin embargo, afirman que “VEN”, por lo cual NO tienen EXCUSA por su pecado y en él MORIRÁN ETERNAMENTE (172).

 

Referencias Bíblicas:

135- He 9:17-22; 9:6-7

136- 1 Co 10:16; 11:23-29; Ap 3:20

137- He 10:1-4; 9:9; 10:11; 10:18

138- He 10:15-17; 8:8-13; Jn 14:17; 15:26-27; Mt 28:20

139- He 10:1-4

140- 2 Ti 3:5 y 3:7

141- He 9:8-10; 9:13

142- He 8:4-7

143- He 9:11-12; 7:1-28

144- He 8:4; 7:28; 8:1-3; Sal 110:1; He 10:9-22

145- He 9:23-28; 10:12-18

146- Lv 8:1-36; 9:1-24; 10:1-20

147- He 7:28; 7:21

148- He 5:1-3; 9:7

149- He 5:4; Ex 28:1-43; 29:1-46

150- Mt 5:17-18; 11:13; Lc 16:16-17

151- He 9:15-17; Jn 10:30-38

152- Is 9:6; 7:14; 1 Ti 3:16; Mal 3:1; Is 61:1-3; 42:1-7. Escudriñe en Nuestro Sitio Web: “Jesús Cristo Es Dios Manifestado como hombre

153- Ro 10:4

154- He 7:18-19; Gá 2:15-21; 3:1-29

155- Ro 13:8-10; 8:31-39; 10:1-21; 1 Co 13:1-13; Mt 22:36-40

156- He 8:6-13; Jer 31:31-34; 32:38-40; Is 55:1-3; Hch 13:32-41

157- He 5:5-10; 6:13-20; 7:20-21; Sal 110:4

158- He 7:22-25; Ef 1:3-5; 2:1-10

159- He 4:15; 5:1-3

160- He 7:27

161- He 7:26

162- 1 Ti 2:5; He 12:24; 8:6; 9:15

163- He 8:12; 9:11-17

164- Tit 3:4-7; Jn 1:19-34; 3:3-8; 1 Jn 2:25

165- Hch 2:38-39; 4:12; 10:45-48

166- Mr 13:13; Mt 10:22; 24:9-14; Lc 21:17-19; Fil 1:6

167- Ro 8:9-17; Gá 4:5-7; 3:26; Hch 2:38-39; 10:44-48

168- 1 Jn 2:18-19; Hch 20:28-30; Sal 58:1-11; 73:27; 119:29; 125:4-5. Escudriñe en Nuestro Sitio Web: “La Religión Pura y sin Mácula

169- 1 P 2:4-8; Ro 9:30-33

170- Gá 1:6-9; Ef 4:5

171- 2 P 2:1-3; 1 Ti 4:1-3; 1:3-7; Tit 1:13-16; 2 Ti 4:3-4; 1 Ti 6:3-5; Col 2:18-23; Ef 4:14. Escudriñe en Nuestro Sitio Web: “¿Está Usted Plenamente Convencido (Ro 14:5) de que Predica El Evangelio Genuino?

172- Jn 9:39-41; 8:18-24; 15:21-22

 

Copyright © 2004 - 2018  Iglesia de los Hijos del Señor Jesús Cristo